7de7: Sueños

La muerte es el sueño definitivo donde dejamos definitivamente de soñar.

Pero la muerte no es sólo un hecho (físico). También puede ser un estado (psicológico). Uno puede estar muerto aunque le esté latiendo el corazón en el pecho y aunque le funcione el cerebro y el cuerpo a la perfección. Uno puede haber abandonado su vida antes de que esta hubiese llegado a su fin, abdicando.

La vida es una lucha constante, un camino difícil de recorrer, que nos debilita y nos enferma. La vida es movimiento, un movimiento hacia lo estático, lo quieto.

Y a una persona que ha abdicado, ¿que le queda? Viviendo una vida inmóvil, paralizado por las constantes derrotas y decepciones, esclavizado por sus miedos, ¿cómo merodea por los páramos yermos de su existencia?

Dicen que el motor de la vida es el amor. Humildemente discrepo. Son los sueños…

Anuncios