nos están vigilando

Parece divertido. De repente, al buscar contenidos en la red, los anuncios que vemos se dirigen a nosotros. ¡Qué bien! El Internet se adapta a nuestros gustos, nos ofrece una experiencia personalizada. Nos conoce, sabe lo que queremos, intenta complacernos. Mayor la cantidad de información personal disponible, mejor y más completa nuestra vida virtual.

Hace poco Adam Sadilek, de la Universidad de Rochester, y John Krumm, un ingeniero del laboratorio de investigación de Microsoft, demostraron que, con la cantidad de datos suficiente, se podría llegar a predecir la actividad futura de una persona. Llegaron a anticipar la localización de un individuo con casi 80 semanas de antelación. Para su estudio, recogieron 32 mil días de información facilitada por lecturas de GPS de 307 personas y 396 vehículos. La exactitud de sus predicciones superó el 80%.

Imaginémonos un anuncio que nos diga: “Necesitas un corte de pelo? En cuatro días pasarás a menos de 100 metros de una peluquería que tendrá una oferta especial…” Parece ciencia ficción, pero este futuro ya está aqui. El único problema es que, aparentemente no llega para facilitarnos la vida, sino para vigilarnos, tenernos bajo control.

1984bigbrotherLos datos que facilitamos, muchas veces de manera indirecta, como las películas que vemos online, la geolocalización de nuestros móviles, las fotos que subimos a Facebook, nuestros “likes”, tweets, las aplicaciones de nuestros móviles, los documentos creados, nombres, dirección, número de tarjetas de crédito, hablan de nosotros y pueden ser conectados de forma única e inconfundible con nosotros, como una huella dactilar digital. No hay nada anónimo, ni impersonal el la red. Y cuanto más datos, menos anonimato, menos privacidad, permitiendo un cálculo algorítmico más preciso sobre quiénes somos, donde vivimos, donde trabajamos o estudiamos, lo que nos gusta, con quiénes pasamos nuestro tiempo, como nos comportamos…

Este tipo de información ya representa un negocio para empresas como Acxiom, empresa que monitoriza datos de más de 500 millones de consumidores en todo el mundo, y que recoge y vende nuestros datos de forma “anónima”. Facebook consigue información personal a tiempo real, almacenando alrededor de 111 megabytes de imágenes y videos de cada uno de sus usuarios, disponiendo de más de 100 petabytes de datos. Recientemente Axciom y Facebook se han asociado para “mejorar la experiencia publicitaria” on-line.

En octubre de 2012, Telefónica Dynamic Insights lanzó en Reino Unido su  “Smart Steps“, una herramienta que “muestra la afluencia de gente por tiempo, sexo y edad. Las organizaciones podrán analizar los movimientos de masas en un lugar dado a una hora o en un día/semana o mes determinados, y podrán realizar una comparativa por zona y comprender los modelos de captación” (fuente: blog telefónica). Según su Web, los datos se utilizan de forma “anónima”. Pero, incluso si fuera así, hasta cuando se puede mantener este anonimato?

La información es poder y el poder tiene precio.

Artículos recomendados:

Bruce Schneier: Will giving the internet eyes and ears mean the end of privacy?

Adam Sadilek, John Krumm: Far Out: Predicting Long-Term Human Mobility

Jessica Leber: How Wireless Carriers Are Monetizing Your Movements

Patrick Tucker: Has Big Data Made Anonymity Impossible?

Telefónica Dynamic Insights lanza “Smart Steps” en Reino Unido

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s