publicidad líquida

Panta rei. Un mensaje publicitario es como un cubo de hielo: compacto, ¿artificial?, se derrite con el paso del tiempo. Se vuelve líquida, se evapora, desvanece. Lo que tiene que quedar en la mente del consumidor es la idea. La esencia del mensaje transmitido. El alma del mensaje. En un océano de mensajes publicitarios, donde hay miles de campañas, como moléculas de agua, solo pocas consiguen resistirse al deshielo. Pocos consiguen perdurar en la mente del consumidor. El consumidor infoxicado del siglo XXI rebota los mensajes publicitarios, como el cuerpo humano al agua. Los que consiguen limpiar, dejar huella, son los que consiguen crear un impacto y perdurar. Si una campaña es similar a un cubo de hielo, lo que tenemos que conseguir es, al derretirse, que se mantenga su esencia. Que en un primer momento impacte, refresque, pero luego, cuando la naturaleza, el tiempo intervenga y la haga derretir, que quede la idea. El hielo también quema. Deja marca, huella.

Anuncios

Memento Mori

Cuando uno se da cuenta de su mortalidad y su insignificancia en el universo, primero se asusta, luego se deprime y al final acaba resignado, aceptando la fatalidad de su destino.

Lo único que nos queda es intentar proyectar nuestra sombra, con la esperanza de que de alguna forma artificial se quede impregnada en algún sitio, y que algún día alguien lo vea y se acuerde de nosotros.

El artista busca la inmortalidad. Yo busco proyectar sombras.

Loránd János

reflexión

”Lo que más me sorprende del hombre occidental es que pierden la salud para ganar dinero, después pierden el dinero para recuperar la salud; y por pensar ansiosamente en el futuro no disfrutan el presente, por lo que no viven ni el presente ni el futuro; y viven como si no tuviesen que morir nunca…y mueren como si nunca hubieran vivido.”

Dalái Lama

video dance concept

“because video dance is screen-based work – and therefore by default associated with television – the expectation is often that everything should be immediately obvious on one viewing and that there is a sense of narrative closure. Video dance offers much greater potential than that: it can create fresh and compelling visual and aural experiences; it can challenge perceptions; it can illuminate concepts; it can stimulate emotion; it can be funny, sad, disturbing, beautiful.”

McPHERSON, Katrina (2006): Making Video Dance, Routledge, New York